Seguridad del pulverizador

HARDI se especializa en la protección segura de cultivos. El uso profesional de productos de protección de cultivos hoy en día implica centrarse en:

  • Máximo efecto biológico y niveles de control 
  • Niveles mínimos de residuos en los productos alimenticioss 
  • Riesgo mínimo de contaminación ambiental por deriva o vertidos
  • Máxima atención a la capacidad, facilidad de uso, seguridad y precisión.
service-support-sprayer-safety.jpg
Llenado del pulverizador

Reduzca los riesgos al añadir los productos fitosanitarios

  • Agregue los productos fitosanitarios al pulverizador en el campo para:
    - evitar usar el mismo lugar cada vez que maneje productos químicos concentrados
    - beneficiarse de una degradación activa en el suelo de derrames menores
    - evitar cualquier riesgo de transportar un depósito lleno de solución de pulverización
  • Transporte los productos fitosanitarios en el pulverizador en recipientes seguros. Cualquier derrame que pueda ocurrir debe poder ser rápidamente controlado.


Llenado de agua

Cuando llene el pulverizador con agua, evite los riesgos de desbordamiento o de retorno a la fuente de agua. Al mismo tiempo, se debe tener especial cuidado de que ningún derrame pueda terminar en desagües, pozos, zanjas o aguas superficiales, a menos que el relleno se realice en un área de cemento especial con un drenaje eficiente hacia un recipiente seguro.

En la práctica, es más seguro llenar el pulverizador desde un depósito de agua separado, o, si el llenado se hace directamente desde un suministro de agua público o privado, garantizar que el extremo de la manguera de llenado se coloque al menos 10 cm por encima del orificio de llenado del pulverizador.

Para evitar desbordamientos o derrames, el pulverizador nunca debe dejarse desatendido mientras se llena. También debe consultar los estatutos locales sobre el llenado de un pulverizador cerca de fuentes de agua.
Para minimizar el impacto de derrames o goteos más pequeños en el mismo lugar, lo ideal es que el llenado de agua se realice en el campo. Si está llenando agua en la granja, un área cubierta de hierba es mejor que las piedras o la grava. La alternativa más segura es realizar el llenado en una zona con techo y drenaje a un depósito separado.

Adición de productos químicos
La adición de productos químicos se debe hacer en lugares variados en el campo. El transporte de productos químicos concentrados al campo debe hacerse de manera segura y de acuerdo con las normas locales. Recomendamos el transporte de productos químicos en una caja cerrada, siempre que sea posible, para evitar cualquier derrame que pueda ocurrir. Una pala y un saco de plástico también pueden ser útiles, ya que pueden usarse para recoger cualquier derrame de producto químico concentrado.
Si agrega productos químicos en la granja, hágalo en un área de cemento donde sea posible recoger cualquier derrame usando gránulos absorbentes especiales. Si esto no es posible, habilite una zona con césped especifica para este trabajo que ayudará a degradar cualquier derrame. La bomba del pulverizador debe estar apagada al transportarlo de la granja al campo, para garantizar que el sistema no esté bajo presión.

Cuando se vacía un contenedor de producto fitosanitario, se debe enjuagar con la boquilla de enjuague o con 3 rellenados de agua limpia. En ambos casos, es importante mover el recipiente para asegurarse de que el enjuague sea totalmente eficiente. Si utiliza una boquilla anular (el tipo que se usa para enjuagar un recipiente), debe ajustarse al tamaño del recipiente. Un enjuague adicional con agua limpia asegurará que el recipiente esté tan limpio como sea posible. El agua de enjuague debe agregarse a la solución de pulverización principal. Los recipientes enjuagados deben almacenarse de manera segura bajo llave hasta que se puedan desechar de forma segura.

Limpieza interior del pulverizador.

Etiquetas
Si se proporciona un método de limpieza específico en la etiqueta, debe seguirse éste. Recuerde usar siempre guantes, una careta y un delantal de plástico o impermeables apropiados al limpiar.

Líquido residual dentro del pulverizador
La limpieza del pulverizador comienza realmente al calibrar: si la calibración se realiza correctamente, quedará muy poca solución de pulverización en el depósito después de la pulverización.

En algunos casos, el producto residual puede ser drenado y eliminado por una empresa autorizada.

Limpieza en campo
Hoy en día se hace énfasis en realizar la limpieza en el campo, utilizando equipos adecuados para ello.

Diluya el líquido restante y pulverice este líquido sobre un área apropiada y evitando exceder la dosis máxima. Diluir el líquido residual 10 veces en agua y pulverizarlo sobre el área recién tratada o similar a menudo cumplirá ese requisito de manera simple y efectiva.

Un depósito de enjuague montado en el pulverizador es vital para una limpieza rápida y fácil en el campo.

Limpieza en el campo con un depósito de enjuague (una rutina diaria)
El uso más eficiente del agua del depósito de enjuague se logra si el agua se usa en 2 a 4 etapas; utilizando la mitad, un tercio o un cuarto del agua para cada enjuague. Es importante que todas las válvulas funcionen mientras se enjuagan para que el líquido de pulverización atrapado se elimine de todas las partes del sistema.

Si el pulverizador está equipado con una boquilla de enjuagado, debe activarse durante cada enjuagado para lograr una limpieza más eficiente de la cuba. Es importante que el pulverizador se vacíe lo máximo posible después de cada enjuagado para garantizar la máxima dilución con cada nueva introducción de agua limpia. El agua de enjuagado se pulveriza en un área del cultivo recién tratada. Asegúrese de que no se exceda la dosis máxima aprobada para ese producto.

Enjuagado sin depósito de enjuagado (¡diariamente!)
Para minimizar la cantidad de agua de enjuagado que debe usarse y luego eliminarse, el depósito se vacía internamente con el equivalente al 10% de su tamaño. Esto se repite dos veces. Un limpiador de alta presión es una ayuda útil. Después de cada enjuagado, el líquido se pulveriza sobre un área de vegetación de bajo valor ambiental que no resultará dañada o, idealmente, en el cultivo recién tratado o similar. Antes de pulverizar el agua de enjuague sobre el cultivo, todas las válvulas deben activarse para un enjuague completo. Recuerde que sea cual sea la forma en que desechen los productos fitosanitarios, el procedimiento utilizado debe cumplir con las normas y regulaciones locales. En particular, tenga en cuenta que el agua de enjuague no debe terminar en zanjas, drenajes, vías fluviales o humedales.

Limpieza absoluta
Para poder tratar con seguridad los cultivos que son muy sensibles a los productos fitosanitarios que se acaban de usar en la aplicación anterior, puede ser necesario descomponer químicamente las trazas más pequeñas de compuesto activo que aún estén pegadas al pulverizador.

Debe seguirse el método que esté descrito en la etiqueta del producto. Si no lo hubiere, hay dos posibilidades:

Limpieza sin boquilla de enjuague
Llene la cuba con agua y un agente de limpieza aprobado como amoníaco, lejía o un producto comercializado para la limpieza del pulverizador. Encienda la bomba y deje que la solución circule por todo el sistema durante 15 minutos. Haga funcionar todas las válvulas: en los pulverizadores con filtro autolimpiante, aumente la presión hasta que se active la válvula de seguridad y luego vuelva a reducir la presión.

Para asegurarse de que también se limpien los tubos y las mangueras de la barra, recuerde dejar que las boquillas pulvericen la zona elegida durante un tiempo. Deje el pulverizador durante un par de horas para asegurarse de que los residuos de productos químicos estén desactivados. Esta solución de limpieza se puede pulverizar sobre el área recién tratada.

Desmonte y retire todos los filtros y boquillas y colóquelos en un recipiente con la misma solución de limpieza que se usa para la cuba. Después de un tiempo, se les puede dar una limpieza final con un cepillo y enjuagarse con agua limpia, y luego volver a colocarlos en el pulverizador. Finalmente, toda la máquina debe enjuagarse con agua limpia que también se pulverice sobre el cultivo recién tratado o en algún lugar con vegetación donde no cause daño.

Limpieza con boquilla de enjuague
Llene el depósito hasta 1/10 de su capacidad con agua y agente de limpieza. Active la boquilla de enjuague y deje que el líquido circule por todo el sistema durante 15 minutos mientras opera todas las manivelas y válvulas. Luego siga el procedimiento descrito en 'Limpieza sin boquilla de enjuague'.

Proteger el medio ambiente al pulverizar

Un transmisor de viento montado frente al tractor le indicará en qué dirección y con qué fuerza sopla el viento. Esto le será de ayuda a la hora de elegir las opciones de pulverizado más adecuadas como por ejemplo, usar boquillas más gruesas.

Planee con anticipación cualquier emergencia y trate de anticiparse a posibles problemas. Por ejemplo, si la velocidad del viento es actualmente aceptable, pero se pronostica que aumentará, entonces considere la posibilidad de pulverizar primero la franja a favor del viento.

Nunca haga mantenimiento con líquido fitosanitario en el depósito y en el campo.

Si se vierte líquido fitosanitario rápidamente puede suponer una cantidad excesiva que puede llegar a contaminar el suelo adyacente e incluso las fuentes de agua cercanas provocando un área estéril de suelo que puede permanecer así durante muchos años, además de la consiguiente contaminación de la fuente de agua.

Evite la pulverización excesiva: es un desperdicio, representa un peligro potencial y pone en riesgo sus cultivos. Use las válvulas de la sección de la barra para tratar las áreas estrechas con precisión. Si se trata de un campo 'en ángulo', vale la pena tomarse el tiempo para activar y desactivar las secciones de la barra cuando ésta pasa sobre áreas previamente pulverizadas. Los cuerpos de las boquillas HARDI TRIPLET tienen una posición "off" que también se puede usar para controlar anchos de barrido en secciones de 0,5 m.

Limpieza externa

Un área cubierta con poco valor, el césped no utilizado puede ser un "filtro" apropiado para la distribución del agua de enjuagado del pulverizador y un lugar apropiado para limpiar el exterior del pulverizador y del tractor. La hierba impide que el líquido fitosanitario se aleje y ayuda a que se una químicamente a las partículas del suelo en espera de una degradación posterior. Por lo tanto, es recomendable tener un área de este tipo, que sea diferente cada año, cerca de los edificios de su granja.

Equipo de limpieza específico
Otra posibilidad para la mayoría de los pulverizadores es instalar equipos dedicados específicamente a la limpieza externa del pulverizador en el campo. Este procedimiento aún se está desarrollando, uno de los inconvenientes es que hay que reservar parte del agua limpia para poder hacer el enjuagado.

Las mangueras de alta presión se usan para enjuagar aquellas áreas de la máquina que tienen el mayor nivel de contaminación: la parte trasera del depósito, las barras y las ruedas. La frecuencia con la que se realiza la limpieza externa dependerá de factores como la calidad del pulverizado y la dirección del viento, así como el tiempo de exposición y la temperatura. La evidencia sugiere que la limpieza en el campo se debe hacer al final de cada día de pulverizado. Es una actividad importante para la seguridad personal y ambiental cuando se almacena el pulverizador.